Quienes Somos   Contacto    
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
Noticias
Contexto Legal
Contexto filosófico
Historias
Foro Debate
Adhesiones
Links
 
 

Nota de portada | Opinión:
La reglamentación de la "Ley de Sectas" en la provincia de Córdoba:
¿una ley anti-democrática?
....................................................................................

Días atrás la Legislatura de la provincia de Córdoba, a través de un decreto del Poder Ejecutivo,
reglamentó la Ley 9891/11 de "víctimas de grupos que usan técnicas de manipulación psicológica", más conocida como la "Ley de Sectas". Dicha ley, que ya había sido aprobada por este mismo organismo en febrero de 2011, fue recientemente publicada por el Boletín Oficial del Ministerio de Justicia de Córdoba.

Analizando todos los párrafos que contiene, y teniendo en cuenta que Derechos Individuales es un espacio creado para promover la libertad de conciencia, culto y creencia de cada ser humano y cada grupo, nos vemos en la necesidad de adoptar una postura, ya que observamos que esta nueva ley atenta contra las libertades individuales.

Básicamente, la ley concede a diferentes organismos gubernamentales la facultad de permitir o prohibir, aceptar o censurar determinadas creencias o cultos. Creada supuestamente para defender a los ciudadanos, autoriza a investigar, prohibir e imponer determinada conducta, idea o práctica, llegando a instancias extremas como la obligación de realizar un tratamiento psicológico o la inhibición de bienes de la supuesta víctima. Pero, ¿quién y cómo se determina cuáles son las conductas “saludables” y cuáles las “nocivas”? ¿Bajo qué paradigma se juzga la normalidad de una persona? ¿Cuál es el alcance de la denominación “secta religiosa”?

La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su art. 24 que “Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación a igual protección de la Ley”. Desde Derechos Individuales.org venimos promoviendo esta igualdad, así como también la libertad de conciencia y de religión, que implica el derecho a profesar cualquier creencia o no profesar ninguna (Pacto de San José de Costa Rica).

Nuestro objetivo y nuestra proclama es, desde el inicio de este proyecto democrático y pluralista, el siguiente: Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la libertad de conservar su creencia. Este espacio, que crece día a día con el apoyo de agrupaciones de todos los contextos, trabaja sobre dos pilares concretos: proteger la diversidad y alertar sobre situaciones de intolerancia. Y la aplicación de esta ley nos parece una de estas situaciones.

Desde tiempos remotos la humanidad ha contado con grupos religiosos, filosóficos, ideológicos y políticos que han provocado cambios de paradigma y modificado el curso de la historia. Desde siempre, y esta web cuenta con una sección específica al respecto, hemos sido testigos de personas y grupos que en distintos tiempos y contextos históricos han sufrido terribles persecuciones y actos de discriminación por sostener una idea diferente o profesar una creencia nueva y desconocida para la mayoría. De hecho las grandes religiones de las que hoy nos nutrimos, han sido en sus comienzos grupos minoritarios, creados por una persona con un desarrollo espiritual superior, y sostenidos por unos pocos seguidores.

La nueva ley indica que son susceptibles de investigación, difamación o judicialización “todas aquellas organizaciones o movimientos que exhiben una gran devoción o dedicación a una persona, idea o cosa”, grupos que “emplean en su dinámica de captación o adoctrinamiento técnicas de persuasión coercitivas”. Pero, ¿por qué considerar una amenaza el hecho de sentir devoción o admiración hacia alguien o algo? ¿No es esa una práctica natural dentro de todos los grupos religiosos, relacionada con el derecho íntimo a las propias convicciones? Y en cuanto a las técnicas de persuasión, ¿no estamos acostumbrados, como ciudadanos, a las tantas técnicas que utiliza la publicidad, los medios de comunicación, los partidos políticos…?

Si comenzamos a indagar, nos daremos cuenta de que nadie está exento de ser objeto de persuasión, y que muchas veces son los grandes poderíos políticos y económicos los que manejan a la opinión pública, imponen las modas, “realzan” a unos y “liquidan” a otros. Pero como seres humanos, somos libres tanto de difundir nuestras ideas como de conservar nuestras propias creencias más allá de lo que se nos quiera imponer. La clave está en respetar a unos y a otros.

Sin entrar más en detalle, creemos que esta ley aborda temáticas muy delicadas que, tomadas de modo superficial y ambiguo, pueden prestarse a conductas anti-democráticas e intolerantes. Creemos en el derecho a la propia elección, y a que cada ser humano, desde el uso de su conciencia, elija la creencia o la ideología que mejor lo represente. Creemos en una sociedad pluralista, que proteja y se nutra de las diferencias. Que respete al individuo y a su grupo de pertenencia, sea éste una amplia mayoría o una pequeña minoría.

Dada la gravedad del asunto nos comprometemos a seguir investigando para poder informarles todas las controversias, ambigüedades y amenazas a la libertad individual que provoca la reglamentación de una ley con estas características. También los invitamos a enviar sus opiniones para ampliar y profundizar sobre este tema.

Derechos Individuales.org


Click aquí para profundizar en este tema...


 
 
 
 

El hombre nace libre, responsable
y sin excusas.

Jean Paul Sartre
(1905-1980)
Filósofo y escritor francés

 
 
 
 
 
     
  © Derechos Individuales.org | Contacto: contacto@derechosindividuales.org
Sede: Rivadavia 755 Piso 4 Depto. 17 - Buenos Aires, Argentina | Tel: (011) 5533 6190 | Cba: (0351) 15 617 3842